Forever Chuck

#deepwear: trabajadores “ocultos” tras la industria textil

¿Cuáles son los efectos de la producción de 50 cadenas de suministro global?. Esto es lo que resuelve en cifras el último estudio de la IUTC.

La IUTC – International Trade Union Confederation- es la federación de sindicatos más grande del mundo. Acusa a 50 multinacionales de basarse en un 94% sobre una mano de obra “oculta” que, a pesar de no hacer parte de las cifras oficiales de las marcas, trabajan para ellas. El interesante reporte titulado “Frontlines report 2016- Scandal” afirma al mismo tiempo que solo el 6% de la fuerza laboral de las multinacionales son trabajadores directos, y “oficiales”. Esto significa que alrededor de 116 millones de trabajadores indirectos son fabricantes repartidos en el mundo en condiciones laborales deplorables.

desglose-gastos-camiseta

ovacen.com

Entonces, entre estas 50 compañías estudiadas que afirmaban tener cierta cantidad de trabajadores se desenmascara un realidad totalmente distinta. Además, cabe destacar que 9 de las empresas son asiáticas 17 europeas y 24 estadounidenses, y juntas tienen más riqueza que 100 naciones juntas. El estudio definitivamente presenta cifras para reflexionar; como que 24 compañías de USA tendrían suficiente para comprar Canadá, o que las 9 compañías de Asia equivalen al valor de toda Arabia Saudita.

“Las 50 compañías mencionadas en este informe podrían actuar para cambiar el comercio mundial. Ellos cuentan con los recursos y la influencia…Los trabajadores están pagando el precio del escándalo: esclavitud, trabajo informal, contratos precarios a corto plazo, bajos salarios, trabajo y productos químicos peligrosos, horas extra forzadas… todo hace parte de un gran escándalo mundial que es hoy impulsado por la avaricia corporativa en su eterna búsqueda de beneficios y ganancias para los accionistas”. -IUTC

diferencia-entre-salario-digno-y-real

ovacen.com

Ahora bien, ¿Qué piensan los usuarios o cuál es su nivel de confianza/desconfianza?. El estudio reveló que el 55% de los encuestados en Francia, Alemania, el Reino Unido y los EE.UU. dice que no confía en los grandes grupos, y el 25% no sabe si son o no dignos de confianza.

Para enfrentar la situación de las cadenas de suministro globales la IUCT recomiendan a las firmas:

  • Con relación a los proveedores: Saber con quién se trabaja y hacer públicas las relaciones
  • Con relación al trabajo: Garantizar el trabajo seguro
  • Con relación a la seguridad laboral: Terminar el uso de contratos de corto plazo
  • Con relación al salario: Salarios adecuados para que la gente pueda vivir con dignidad
  • Con relación a las negociaciones salariales colectivas: Que permitan al trabajador salarios y condiciones laborales dignas.

Algunos pueden pensar que de no ser por estas empresas globales millones de personas no tendrían la oportunidad de tener ni siquiera la miserable ganancia económica que reciben a cambio de casi la totalidad de producción. Y generamos la siguiente inquietud, ¿Este modelo basado en desigualdades e injusticias puede durar eternamente?, ¿Las firmas que consumimos son responsables de los derechos humanos?, ¿Hasta qué punto puede responsabilizarse una firma de la producción de la prenda o calzado que diseñaron?.

Ya en 1992 Nike ofrecía un código de conducta firmando su adhesión al Pacto Global (siendo la primera firma de calzado deportivo en hacerlo) puesto en marcha por el secretario general de la ONU Kofi Annan, prometiendo respetar principios básicos como la libertad de asociación y protección de los derechos humanos, generando una especial sensación en los consumidores y un fuerte compromiso con organismos reguladores internacionales.

Al año siguiente, en 1993 Nike cae en una grave crisis de reputación luego del lanzamiento de un reportaje de que la BBC ejecuta con fines de desenmascarar abusos sexuales y explotación en las fábricas de algunos proveedores de la firma deportiva en Asia, hecho que no solo demostró el impacto social y coste humano que significaba la macro producción, si no la alta responsabilidad con la que cargaba la multinacional al tener que hacerse cargo de controlar toda la actividad de la compañía, entre millones de trabajares dispersos al rededor del planeta. Finalmente los consumidores generaron un aire de rechazo al abuso y Nike debió comenzar a trabajar en recuperar la confianza.

El problema lo resolvieron potenciando la labor social en los países en los que tenía “trabajadores indirectos”, divulgándolo a través de una gran campaña comunicativa buscando asociar a la marca con valores universales de justicia e igualdad. Además, renuevan su código de conducta en la que resaltaba su gran esmero por construir un constante perfeccionamiento y elaborar una herramienta para garantizar la continuidad de compromiso social, tanto para la empresa como para todos sus contratistas, todos bajo las mismas condiciones.

TimThumb

En el escrito nike se comprometió principalmente a:

  1. Respetar los derechos de todos los empleados, incluyendo el derecho a la libre asociación y a la negociación colectiva.
  2. Procurar el mínimo impacto sobre el medio ambiente.
  3. Asegurar un lugar de trabajo seguro y saludable.
  4. Contribuir a la salud y el bienestar de todos los empleados.

Nike también dio un paso muy significativo al publicar la lista con los nombres y localizaciones de sus 700 proveedores y plantas subcontratadas en todo el mundo, siendo pioneros en la historia de la industria textil. Como resultado la FLA declaró que se detectaron cuatro áreas de incumplimiento del código de conducta: libertad de asociación, salarios, jornadas labores y l acoso en sus fábricas. Sin embargo se vieron mejoras en materias de trabajo infantil y medioambiental.

campac3b1a-de-nike-15

De cara al futuro, Nike confirmó en el documento su compromiso para avanzar en tres direcciones diferentes: mejoras efectivas y constantes en las condiciones laborales, la confección de productos innovadores respetuosos con el medio ambiente y la utilización del deporte como instrumento de cambio social.

Pero Nike no es la única empresa que incormara a la RSC a su política de trabajo, hoy son parte de la iniciativa Adidas, Reebok, Puma entre otras.

“Cada vez es más frecuente encontrar un responsable de RSC dentro de la estructura de la empresa o ver redactados códigos de conducta extensibles y exigibles también a los proveedores. Las compañías comienzan a interesarse por la formación de sus empleados en materia de derechos humanos al igual que trabajan por la mejora de sus sistemas de comprobación y evaluación del trabajo en las fábricas subcontratadas.” Revista Fundación Compromiso y transparencia,-Por Carla Morrás y Carmen Ugariza

Puedo concluir que a pesar de no conseguir aún un método estrictamente regulador, castigador y otorgador, las grandes multinacionales que han adquirido el compromiso con la responsabilidad social no se limitaron ni desajustaron al costo económico, siendo, cada vez más importante la transparencia de la firma al usuario, significando a su vez un evidente beneficio para TODOS.