Celebrando los 45 años de Nike Cortez, es estilo y la cultura

La Nike Cortez, lanzada oficialmente en 1972, significa muchas cosas: un gran ejemplo de la iniciativa de Bill Bowerman, cofundador de Nike, de mejorar el equipamiento para los corredores; la primera zapatilla de Nike en ofrecer tecnología visible y un entrañable ícono de la cultura pop.

Bella Hadid usando Cortez como un ícono de la TV de los años 70.

A lo largo de los años, esta zapatilla ha impulsado a corredores campeones y a grandes producciones (en 1994 como mejor película, nada menos), y se convirtió en un elemento básico del estilo callejero del hip hop de la costa oeste.

La zapatilla Cortez es emblemática y me remonta a mis primeros días en el deporte. Esta zapatilla me entregó la confianza y el apoyo para explorar mi máximo potencial como un joven aspirante a atleta, recuerda Joan Benoit Samuelson, medallista de oro en la primera Maratón Olímpica de Mujeres en los juegos de Los Ángeles de 1984.

La primera versión femenina de esta zapatilla, la Señorita Cortez, llegó al mercado dos años después, en 1974. Se conservaron las características de estética y rendimiento de la original y, a lo largo de los años 70, gozó el estatus de ser el calzado más vendido de Nike. En 1977, Nike Cortez golpeó a través de la pantalla chica, solidificando su posición de ícono entre las mujeres en Estados Unidos y otras partes del mundo.

La Cortez se ha mezclado bien con la alta y baja moda y con diversas tendencias. Como evidencia, en la celebración del aniversario número 45 de Cortez, tres entusiastas comparten su opinión sobre este ícono.

Andrea Lieberman, directora creativa y fundadora ALC

La Cortez es mi primer recuerdo de una zapatilla de deporte, la clásica blanca con Swoosh rojo. Todo comenzó cuando fui mayor de edad en los años 80 en Nueva York, obsesionada con la música, el estilo callejero y la moda. La obsesión se convirtió en mi trabajo y la Cortez en mi estilo. Representa el hip hop de Nueva York y el ADN de ALC, y es por eso que he elegido aportar en el estilo de Cortez temporada tras temporada en todas nuestras colecciones.

Aleali May, Stylist

Mi papá me consiguió mi primer par de Cortez en el Slauson Swap Meet cuando tenía 7 u 8 años, eran negras con un Swoosh blanco. Estaban excelentes, aunque tenía que llevar uniforme en la primaria durante el día. La única forma de ser flexible era con los zapatos.

Yo siempre vestía ropa deportiva porque mi familia siempre me compró zapatillas, y estaba muy obsesionada con la cultura hip hop de los ’80 y ’90. En los años ‘90, veía películas ambientadas en L.A. que mostraban nuestra cultura al mundo. Todo estaba en mi vecindario, así que sentí que tenía una base con ellas.

Soy de South Central L.A., así que recuerdo que todo el mundo en el vecindario andaba con Cortez. Cortez es un elemento de L.A. para mí. Todo el mundo que llamaba la atención en L.A. lo hacía por las Cortez. Eso hizo comenzar un movimiento. Eso fue lo que vieron los niños. Ellos querían ser cool.

Madeline Poole, Artista de uñas y diseñadora

Me puse a usar Cortez después de que me mudé a Los Ángeles y de ir a una venta con la estilista Camille Garmendia. Eran sus zapatos de marca. Ella derribó la historia junto con todos los colores que tenía coleccionados. Me pregunto, ¿cómo me vestí sin ellos antes? Mi par favorito es el Nai Ke China rojo, blanco y azul, que he usado mucho y que están completamente destruidas, pero que todavía uso. Me encanta cuando algo clásico se mezcla de una manera que no parece evidente, pero que sí es especial. Mi estilo puede pasar de ser muy clásico a muy excéntrico, y las cosas que uso pueden abarcar muchas décadas de influencia. La Cortez es uno de los pocos zapatos que me pueden hacer sentir simultáneamente en los años 70, 80, 90 y en la actualidad.